Inicio » Documentos » LEMA DIOCESANO 2016-2017

LEMA DIOCESANO 2016-2017

lema-16-17   Este es ya el sexto curso que disponemos con un lema pastoral para los Colegios Diocesanos. Contamos con vosotros para llevarlo a cabo y hacerlo crecer en nuestro colegio. El proyecto pastoral de los Colegios Diocesanos busca el encuentro personal y comunitario con  Dios, la familiaridad con la Palabra de Dios, el magisterio de la Iglesia y el compromiso del mandamiento del amor. Ser Colegio Diocesano significa educar en  el Evangelio de Jesucristo y  educar desde Él a profesores, padres y alumnos.   Seguimos creciendo, ya somos 50, los colegios de la diócesis de Valencia que durante este curso 2016-2017  contamos con el lema para enmarcar el ámbito pastoral de los Colegios Diocesanos. El lema de este año: “Sabed que Yo estoy con vosotros” Nuestro colegio se propone este año trabajar “PENSAR” como lema particular. En las diferentes actividades y momentos del curso se fomentará tener actitudes de estar concentrados y hacer reflexión personal. Los años anteriores se trabajó “El Silencio”, “Gracias” , “La Gratuidad” , “el Silencio” y “la contemplación y admiración”. Aquí te puedes descargar la letra y escuchar la canción de este año.   [audio mp3="http://colegiosanmarcelino.es/wp-content/uploads/2016/12/Siempre-contigo-REM.mp3"][/audio]   A lo largo de los tres trimestres celebraremos los momentos litúrgicos y las festividades más importantes.   Primer trimestre: Festividad de Todos los Santos – Adviento - La Inmaculada Concepción - Concurso de postales navideñas - Nadalenques al carrer – Navidad. Segundo Trimestre: Presentación del Niño Jesús en el Templo (La Candelaria) – Cuaresma - Miércoles de ceniza - San José/Día del Padre - La Anunciación/Día de la vida. Tercer Trimestre: Domingo de Ramos  - Semana Santa – Pascua - Día de La Madre – Ascensión – Pentecostés - Santísima Trinidad - Corpus Cristi.   Este año ayudaremos a los alumnos a descubrir la importancia de cada momento litúrgico y de vivirlo con los demás, y apoyados por Dios, porque ninguno de nosotros estamos solos.